Puede que no hayas escuchado hablar sobre el síndrome del impostor, pero seguro que habrás pasado por la experiencia.

¿Cuántas veces has pensado que la posición en la nueva empresa te iba grande? Que no serías capaz de afrontar este reto profesional que tenías delante.

Cada una de estas situaciones, es una nueva oportunidad para expandir tus límites y mejorar. Para ganar confianza, nuevas habilidades y crecer en tu vida. Cuando experimentamos el síndrome del impostor, es un indicador de que estamos saliendo de nuestra zona de confort. Estamos haciendo algo que nos incomoda, que no estamos acostumbradas. Eso nos obliga a forzar nuestros límites y ampliarlos.

Te invito a que experimentes el síndrome del impostor más a menudo. Siempre que puedas sal de tu zona de confort y experimenta esta sensación de incomodidad. Esto a la larga, te va a permitir crecer, evolucionar y mejorar en tu día a día. Va ampliar tu contexto, tus límites. Vas a poner a prueba tus habilidades, tus conocimientos y vas a demostrarte que eres capaz de más cosas de las que tú crees. Eso permitirá ganar confianza y auto-conocimiento, y eso vuelve al punto de inicio. Esto te va a abrir más tu contexto y te obligará a volver a expandir tu zona de confort.

El síndrome del impostor

Eso un pez que se muerde la cola. Si prácticas ese hábito, vas a volverte imparable. Y la cuestión es cogerle el gusto y aunque puede que siempre va a aparecer la incomodidad en cada una de las situaciones, la gracia es que te encuentres a gusto buscando este límite.

Ponerte a prueba te permitirá que salgan a la luz esas facetas, habilidades o hábitos que tienes que mejorar. Y es que somos responsables de nuestras propias vidas. Nosotros somos quienes tenemos que luchar para un futuro mejor. El gobierno, la escuela, la empresa… No lucharán por nosotras. Tenemos que obtener todas las herramientas posibles para poder salir cada día a fuera y luchar por nuestros objetivos.

Y a veces, nos encontraremos en situaciones incómodas, donde hará acto de presencia el síndrome del impostor. Si bien es cierto que siempre, al ser una situación nueva cada vez, siempre tendremos la sensación. Si estamos habituadas, sabremos como dominarlo y salir airosas de ella.

El síndrome del impostor

En lugar de que sean el resto que te ofrezcan dar una charla ya que te consideran un referente en el sector, sé tú misma quien lo proponga. Sé tu quien se exponga y no lo hagas por obligación o compromiso de otros.

Esto te obligará a mejorar y a crecer! Piensa que el único límite que existe eres tú!

Sólo estás tú entre tú y tus sueños!


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies