Actualmente, hay mucha cantidad de Freelancers trabajando en sus proyectos, empresas y clientes alrededor del mundo. Sin embargo, no todos trabajan desde casa. ¿Por qué?

Una oficina diferente

Un coworking es un espacio de trabajo donde se concentran diferentes profesionales del mismo o distinto sector para trabajar en sus proyectos.

Por qué trabajar en un coworking

Normalmente, este espacio está dividido en diferentes áreas para así ofrecer lo mejor de cada zona. Puedes encontrar desde una zona para llamar sin molestar a los compañeros, salas de reuniones donde poder hacer teleconferencias, una zona de cocina comedor y hasta una zona de relax.

A pesar de que te pueda recordar una oficina cualquiera, la ventaja de los coworkings es que están pensados para la persona que pasa 8 o más horas en su interior.

¿Vale la pena pagar?

Por supuesto siempre hay que hacer números antes de hacer cualquier inversión. A lo mejor no te compensa el hecho de abonar cada mes la cuota del coworking si en tu propia casa puedes hacer el trabajo que haces a diario.

Sin embargo, a veces puede compensar el hecho de tener un sitio donde poder recibir a tus clientes o potenciales.

A parte, hay que saber buscar y encontrar correctamente ya que no todos los coworkings ofrecen los mismos servicios y a los mismos precios. Por lo tanto, si realmente quieres ir a trabajar en un uno, tomate tu tiempo.

Por suerte, muchos de ellos ofrecen la posibilidad de ir durante sus puertas abiertas a probarlo de forma totalmente gratuita. A lo mejor, no podrás disfrutar de todos sus servicios. Sin embargo, sí que podrás ver si el entorno te convence y sobretodo los compañeros que trabajan en él.

Por qué trabajar en un coworking

Creando sinergias

Una de las ventajas de cualquier coworking es que, a pesar de compartir un mismo espacio, cada freelance está trabajando en su propio proyecto. El hecho de convivir en un mismo espacio, profesionales de diferentes campos, es muy propicio para crear sinergias entre si.

Muchos compañeros que están trabajando actualmente en un coworking de ciertas dimensiones, me aseguran de que más del 50% de la facturación anual proviene de compañeros de su propio coworking . Por lo tanto, el punto anterior, de si vale la pena pagar o no, creo que en lugar de un gasto lo podemos ver como toda una inversión.

Por lo tanto, por supuesto, habrá que mirar caso por caso y si realmente vale la pena pagar mensualmente por un espacio de trabajo en un coworking. Pero si encontramos un coworking que nos satisfaga tanto en servicios como en cuotas puede ser una buena inversión a largo plazo.

¿Y tu, trabajas en un coworking? ¿Nos puedes contar tu experiencia?


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies