Una vez me vino a la mente una frase muy simple pero muy potente. Los sueños son para hacerse realidad. Y es que más cierta esta frase no puede ser. Vivimos para soñar, soñamos para vivir. Quién no tiene un sueño, no tiene un objetivo. Todas desde bien pequeñas, hemos soñado alguna vez en ser astronautas, en ser deportistas profesionales, en ser médicos, en ganar ese premio que siempre hemos visto ganar a las mejores, en conseguir este empleo o esa meta que tanto deseamos.

Los sueños son para cumplir

¿La verdad es que un sueño qué motivo de existir, si no es para hacerlo realidad? No sirve para frustrarnos. No sirve para decirnos, aquí nunca vas a llegar. Sirve para visualizarnos a nosotras mismas allá donde queremos estar y ver que si le ponemos ganas, esfuerzo y encontramos la forma de llegar allí, tarde o temprano lo conseguiremos. Las barreras son imaginarias, están en nuestra mente.

Por supuesto, con solo soñarlo no vamos a conseguir nada. Tendremos que trabajar, y mucho. Tendremos que esforzarnos, tendremos que hacer sacrificios. Pero todo eso valdrá mucho la pena una vez consigamos cumplir nuestros sueños. ¿Verdad que vale la pena disfrutar de unas vistas espléndidas a la cima de una montaña? Ya que, a pesar de que nos haya costado mucho esfuerzo subir, ya lo hemos olvidado. Al final, el premio compensa cualquier esfuerzo hecho con anterioridad.

La vida esta llena de retos. Desgraciadamente vivimos en una sociedad que sueña en pequeño. Tiene miedo a fracasar, a no conseguir lo que realmente anhela. Y desgraciadamente, prefiere quedarse con algo más modesto pero seguro.

Vivimos en una época donde el fracaso es considerado algo negativo. Y eso es erróneo. No nacemos enseñadas. Por lo tanto, el fracaso es parte del aprendizaje. Fracasar es uno de los mejores éxitos en el curso para conseguir nuestros objetivos. Cada fracaso es una lección maestra que nos dará el impulso para acercarnos de forma exponencial a nuestras metas.

Tenemos que soñar en grande, pero cada paso tiene que ser pequeño. No sirve de nada intentar llegar a la cima en una sola noche ya que seguramente fallaremos. Tenemos que tener una estrategia para poder llegar allí donde queramos. Y seguro que así, a pesar de estar muy lejos, llegaremos.

A continuación te dejo algunos consejos que te funcionarán para conseguir todos los objetivos que te propongas:

  1. Proponerte un objetivo: No debemos tener miedo de la envergadura de este. Cualquier sueño se puede hacer realidad. Por lo tanto, cualquier objetivo es válido.

  2. Poner una fecha límite para conseguirlo. Una vez más debemos de tener la ley de Parkinson en mente. Ya que si no ponemos una fecha límite, el objetivo perdurará por los días de los días y no servirá de nada ni podremos medir nuestra evolución

  3. Tenemos que dividir ese objetivo en pequeñas metas. Al igual que ocurre con el Tour de Francia, que es dividido en en pequeñas etapas, nosotras debemos hacer lo mismo. Así, cada “etapa” que conseguimos completar es un pequeño premio que recibimos y nos da la energía y motivación suficiente como para afrontar la siguiente. A parte, tenemos que abordar cada etapa como si fuese la única. No importa el siguiente paso. Debemos concentrarnos con el paso que estamos haciendo en este momento sea todo un éxito. Ya que cada paso nos acercará al siguiente y tendremos más llano el camino.

  4. No desanimarnos. Seguramente llegaremos en una etapa que nos sea más complicado avanzar. Sin embargo, tenemos que mirar atrás y ver hasta donde hemos llegado durante todo este tiempo que hemos estado trabajando. Y nunca debemos perder de vista nuestro objetivo y recordar porque queremos llegar allí. Y puede que nos cueste avanzar. Pero aunque sea poco, tenemos que continuar luchando.

  5. Movernos. No podemos dejar que un obstáculo nos paralice. Aunque nos cueste, aunque avancemos más despacio, tenemos que acercanos a nuestra meta. Cada paso que hagamos, será uno menos que nos aleja de nuestro objetivo.

Espero que te sirvan estos 5 consejos. Y recuerda, puedes hacer todo lo que te propongas. Solo tienes que trabajar para conseguirlo. Da igual que te digan que es imposible, será imposible para el resto, pero si es posible en tu cabeza, es porque tienes las ganas, el interés y la fuerza de voluntad para conseguirlo.

Los sueños son para cumplir

Creo que esto lo ilustra muy bien la imagen superior. ¿Cuantas personas han vuelto a andar a pesar de las predicciones de los médicos? ¿Cuanta gente a superado enfermedades mortales cuando casi no tenían posibilidades de sobrevivir?

Todas y cada una de ellas, han sido y son personas luchadoras. Que no creen en lo imposible. No conocen los límites. Debemos de luchar por todos y cada uno de nuestros sueños, ya que un día dejaremos de soñar, dejaremos de respirar, y entonces sí que será imposible hacerlos realidad.

Como siempre, espero que dejes tus comentarios en la parte inferior del artículo, y si lo prefieres puedes escribirme en el correo electrónico blog@martipuig.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies