Los humanos somos seres sociales, todo gira en torno a las relaciones y a las demás personas que nos rodean. Por lo tanto, debemos apalancarnos en esa capacidad para apalancar nuestro negocio. Y la mejor forma es conseguir relaciones ya sean personales o profesionales win-win.

Una relación, un trato, un intercambio puede ser de dos tipos. Suma cero o win-win. ¿Qué diferencia hay entre ambos?

En el primer caso, uno pierde y el otro gana. Este tipo de relación tiene éxito a corto plazo, pero una vez la parte perdedora se da cuenta, no le interesa repetir la interacción, con lo cual, a la larga terminan perdiendo ambas partes.

Sin embargo, en la segunda relación, ambos salen ganando, de diferente forma pero siempre obtienen valor de la otra parte. Eso hace que la intención de repetir la interacción aumente y por lo tanto, a la larga terminen ganando ambas partes.

Por lo tanto, para el bien de nuestro negocio, siempre buscaremos la segunda relación con nuestros clientes y proveedores. Una relación de suma cero, al final es hacer el harakiri a tu propio negocio. Y creo que cualquier freelance o empresario es lo último que quiere conseguir.

Consigue relaciones win-win

Puedes conseguir una relación win-win de muchas formas. A continuación te indico algunas de ellas:

  • Ofrece todo el valor que puedas: La información es poder. La información, a día de hoy, tiene mucho valor. Entonces, da al cliente todo el conocimiento posible. De esta forma, estará encantado de pagar tus tarifas, ya que saldrá de tu consulta con la sensación de que el precio ha valido la pena.

  • Ofrece un trato personal: Los clientes buscan sensaciones al fin y al cabo. Y la experiencia es una de ellas. Haz que se sientan únicos, que personalizas el producto en función de sus necesidades, que los mimas y miras por sus intereses

  • Ofrece descuentos: Si ofreces un descuento desinteresado al cliente, de forma espontánea, lo percibirá como un regalo. Se sentirá en deuda contigo y las probabilidades que repita serán mucho mayores.

  • Aprovecha las ocasiones especiales: Llega una fecha especial? Estamos en una temporada del año determinada? Aprovecha estas oportunidades para hacer cosas diferentes. Ser diferente es el secreto.

  • Sé diferente: Como tú, ahí fuera hay miles. ¿Por qué tendría que elegir el cliente tus servicios y no los de tu competencia? Porque tú eres diferente. Eres especial, das valor, das un trato personal, das descuentos desinteresados, etc.

  • Sorprende: Sorprende a tu cliente, con un detalle, una felicitación por su aniversario. Eso hará que te tenga en consideración en un futuro de forma muy especial.

Las relaciones son vitales en muchos sentidos, por eso hay que cuidarlas a diario. Aprovecha cada interacción para convertirla en una interacción win-win. Todos lo agradeceremos. Y a la larga, como la gente sabrá que interaccionar contigo es un positivo, ganarás interacciones con lo cual terminarás beneficiándote en el resto de aspectos.

Aquí nadie pierde, sino todo el contrario. Lo pones en práctica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies