Somos humanos, y como tal, cometemos errores. Simplemente, ya que no los puedes evitar, intenta minimizarlos y aprender de ellos.


No busques culpables

Al fin y al cabo, nosotros mismos somos los únicos responsables de cualquier cosa que nos suceda. El futuro es el resultado de nuestras acciones. Por lo tanto, en la situación en que nos encontremos ahora mismo, es fruto de las decisiones que tomamos en su momento.

Aprende de los errores

Por supuesto, no tenemos una bola de cristal que nos dice el resultado de nuestras acciones. Sin embargo, sí que podemos prever el tipo de decisiones donde nos llevará.

Por lo tanto, seamos un poco inteligentes, y en lugar de coger el camino rápido y fácil cojamos el que más nos convenga más a pesar de que no siempre sea el más fácil ni rápido. Al final, lo vamos a agradecer.

Y por supuesto, una vez vemos que los resultados no son de nuestro agrado, caemos en lo fácil que es empezar a culpabilizar el entorno, gente que nos rodea, etc. Sin embargo, nosotros somos el capitán de nuestra vida, de nuestras decisiones, y por lo tanto, a pesar que el entorno puede influir, si hemos dejado que realmente nos influya es una decisión propia.

No caigas con la misma piedra dos veces

Por supuesto, no nacemos con todo aprendido, por lo tanto, debemos aprender. Pero no caigamos en el mismo error dos veces ya que es una pérdida de tiempo y muchas veces también de dinero.

Por lo tanto, aprendamos de los errores, levantémonos y damos más y mejor de nosotros mismos.


Minimiza riesgos

Por supuesto, en la vida se trata de estar constantemente en acción. Con este mismo movimiento las posibilidades de encontrarnos con alguna problemática aumenta. Pero al mismo tiempo, también las posibilidades de dar en el blanco también lo hacen. Sin embargo, para intentar reducir los fallos y aumentar las probabilidades de acierto, podemos reducir el riesgo de falla.

Aprende de los errores

Esto nos permitirá aumentar el ratio de aciertos. Para ello, es importante tener una planificación previa. Esta planificación nos permitirá prever algunos errores o minimizar dichos riesgos y sobretodo ir en la dirección indicada.


Sigue adelante

Por supuesto, cuando caigas en un error, es importante pararte a reflexionar el porqué del error y poner remedio. Pero lo más crucial es que te levantes y sigas tu camino lo más rápido posible. No te pares a lamentarte por los platos rotos.

Aprende de los errores

Por supuesto, cualquier error causará errores colaterales, los cuales no podremos remediar. Por lo tanto, no tiene sentido lamentarse por ello.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies